viernes, 23 de septiembre de 2016

Segunda experiencia con la copa menstrual

¡Hola! Hace años que no escribía, pero es que no había tenido tiempo o inspiración.
De seguro se te hace raro ver de nuevo ese título, pero es que cambié de copa menstrual.
¡Sí!

Para no hacer el cuento largo, descubrí que la copa que había comprado era de procedencia dudosa y estaba considerada como "pirata".  Desde luego que enterarme de eso me hizo dudar un poco sobre si sería buena para mi salud, etc. Sin embargo no tuve ningún problema con ella, ni me irritó, ni perdió su forma ni nada por el estilo; repito: no me causó ningún inconveniente.  PERO si que me estuvo haciendo ruido eso de que fuera pirata y es que el hecho de que dijera que estaba hecha en China (para no meterme en sí debo o no nombrar las marcas, sólo diré en dónde están fabricadas las copas)  tampoco ayudaba mucho.

Así que decidí comprar una copa alemana, el precio era un poco más elevado en comparación con la otra, pero seguía siendo accesible. Creí que ya tenía solucionado el asunto, pero cuando abrí el empaque y sentí la textura de la copa, supe que era demasiado blanda (en comparación con la otra) por lo que ni siquiera la probé, deduje que no me serviría. Por lo que tuve que venderla de nuevo, (no la usé, no la introduje dentro de mí, por lo que estaba en perfectas condiciones para ser vendida y usada por alguien más) (digo esto para aquellxs que no estén muy informadxs acerca de la copa y puedan pensar que fue algo antihigiénico)

De nuevo en la aventura de buscar una copa, me vi forzada a usar la primera que compré hasta encontr
ar una nueva. Pero ahora no sabía cual sería la ideal pues las marcas ofrecen diferentes tamaños y texturas, por lo que comenté mi situación en el grupo y me dijeron que por mis características la copa que está hecha en Finlandia me podría servir.
Cuando me enteré de eso, me encantó la idea, pues desde un principio había querido comprar esa copa pero como estaba corta de dinero en ese momento, me decanté por comprar la otra.
Así que contacté a la distribuidora más cercana y aunque el precio si fue un pequeño pellizco para mi cartera (el dólar empezó a subir por esas fechas) logré conseguir mi copita soñada.

¿Y cómo me ha ido con ella? ¡De maravilla! No fugas, no cólicos, nada de nada. De hecho, no sé si la copa hecha en China sea una copia de ésta, puesto que se sienten y se acomodan de la misma manera. Pareciera que no cambié de copa en absoluto. (Aunque claro se ven las diferencias en la foto jaja).

Espero que esta publicación te haya ayudado por si también por un descuido, compraste una copa pirata. Próximamente hare una publicación y trataré de hacer una lista de todas aquellas copas que están reportadas como piratas, para que estemos más informadas.

Como siempre, me encantará leerte en los comentarios. (:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te vayas sin decirme lo que piensas!